¿Como le hago para que mi perro me obedezca?

Hola, soy Nacho Sainz y quiero compartir contigo esto que he aprendido durante mi andar por el mundo con los perros durante estos 28 años.
El trabajo y la interacción con los perros, para mi, ha traído cambios profundos, tanto en mi vida personal, como en mi manera de ver y relacionarme con estos maravillosos seres y con otras personas.
Los perros son animales inteligentes, pensantes, emocionales, que tienen capacidad de deducir, de decidir de acuerdo a su intuición, experiencias previas, etc…muy parecidos a nosotros.
Me he dado cuenta que tenemos mucho que aprender respecto a ellos y de ellos. Por ejemplo: algunas personas se cuestionan si los perros piensan, otras creen que lo único que se puede hacer es condicionarlos, que sus emociones no importan, o incluso que no tienen, que deben aprender como soldados, sin tener participación u opinión en su quehacer.
Los perros funcionan en varios niveles:
1- En la capa mas profunda está lo ESPIRITUAL, esta alianza innegable donde hemos sido compañeros durante, por lo menos 30,000 años.
Donde, si miras con atención, te darás cuenta de que El Perro, es la única especie de entre millones que existen en el mundo, que tiene esta alianza íntima con el humano.
Donde el perro que tienes al lado, al igual que tu, son dignos manifestadores del linaje sagrado que cada uno representa. Tu perro está cumpliendo la misión encomendada por sus ancestros dentro del Plan Divino (al igual que tu).
2- En el siguiente nivel, se encuentra la TRIBU.
Para sobrevivir, necesitamos pertenecer a uno o varios grupos, ya sea familia, amigos, trabajo, o cualquier grupo de personas con las que estemos conectados. Sucede lo mismo tu perro.
Tal vez lo llevaste a tu hogar para que cumpla una función específica, como puede ser protegerlo, entretener a tus hijos, llenar un vacío emocional o tenerlo para presumir a tus amigos, lo cierto es que, al llegar a su nueva Tribu, a tu perro poco le importa todo eso.
El, simplemente está ahí, listo para integrarse, para aprender las reglas y las formas de convivir. Lo que importa para el, es que tiene la gran oportunidad de dar su servicio, dar y recibir amor y pertenecer a una nueva familia (Tribu) y está dispuesto a pagar el precio.
3- La relación que tienes con tu perro es única, es INDIVIDUAL. Es por eso que tu perro se relaciona de manera diferente con cada miembro de tu familia, tal vez se porta muy obediente contigo, hace travesuras en complicidad con tus hijos y desconfía de los extraños.
En esta relación individual, es donde tienes mas influencia y debes trabajar para forjarla y cultivarla de manera consciente. Es aquí donde puedes lograr que tu perro trabaje para ti, donde te puedes convertir en el máximo motivador para el, en la razón para que haga las cosas y siga tus instrucciones, es decir, que seas ALGUIEN para el.
Debido a que la parte mas compleja y resistente para lograrlo eres tu, no tu perro, existen pocos especialistas que conocen los métodos, dinámicas y técnicas concretas tanto para la parte humana, como para la canina para lograr esto.
4- El siguiente nivel es el CONDICIONAMIENTO, es el nivel más superficial, mas conocido y el único que dominan el 99% de los educadores caninos. Es al que se le da mas atención y esto tiene una explicación histórica.
Los primeros sistemas de la era moderna para adiestrar perros fueron diseñados por los militares, donde el perro tiene que hacer lo que se le pide, independientemente de su estado de salud, animo o incluso de su voluntad.
Después de eso, vinieron los métodos de condicionamiento con refuerzos positivos que se originaron en el adiestramiento de delfines, incluso, algunos expertos en clicker enseñan esta manera de condicionar usando gallinas como ejemplo.
Todos los sistemas funcionan, por eso existen, la aparente evolución de estos sistemas, muchos de ellos muy sofisticados, en mi opinión, están, junto con los sistemas politicos, económicos, sociales, religiosos, educativos, corporativos, etc. colapsandose.
Ha llegado el momento de regresar al origen, a lo mas primitivo, donde el humano y el perro forman un equipo, y cada uno aporta sus talentos y dones, donde existe una relación libre y cada uno se encuentra empoderado.
Me encantaría saber que opinan respecto a todo esto y me gustaría también contestar sus dudas y comentarios.
Por favor, siéntanse con la libertad de escribirme a:
nacho@hablandoperro.com