¿Perro “civil”? ¡no gracias!

Un verdadero perro de protección debe tener un temperamento muy especial y un entrenamiento y crianza igualmente especiales. Diferente a un perro que vamos a dedicar al deporte (aunque algunos pueden hacer las dos cosas). Sobretodo porque su trabajo es DELICADÍSIMO. Piensa en la vital importancia de la seguridad personal, de tus hijos, pareja, papás, hermanos, patrimonio, etc. Si tu, o los tuyos, han sufrido de algún asalto, extorsión, secuestro, robo, etc., seguramente ves este asunto mucho mas en serio.

En el argot canófilo en Latino América, generalmente, cuando alguien habla de un perro “civil”, está refiriéndose a un perro que supuestamente tiene las características para trabajar en la vida real y no en deportes. La realidad, es que, en general un perro “civil” es sinónimo de perro desconfiado, estresado, defensivo y “blofero”.

Este tipo de perros, generalmente, los entrenan con pellizcos, latigazos, intimidaciones psicológicas y físicas donde al perro no le queda de otra que agredir por miedo. Un perro con ese temperamento y ese entrenamiento, no tiene un estado mental donde pueda discernir quien si y quien no…TODOS representan una amenaza y su objetivo es salvar su vida. No le interesa cuidar a nadie, ni nada. Aislar a un perro de estos del contacto humano es mas de lo mismo…alimentar sus miedos y detonarlos en agresión. Una bomba de tiempo como estas, vive en la azotea, enjaulado o amarrado…lejos de donde se requiere que proteja a los tuyos (lugares públicos e interior de su hogar).

En mi opinión, un perro de protección debe ser un perro que tenga un temperamento (genética) SUMAMENTE estable, que sea sociable y socializado lo mas que se pueda (crianza), explicarle de manera en que comprenda cual es su responsabilidad dentro de la familia (proteger), que tenga una razón de hacerlo (relaciones claras con los integrantes de la familia) y que esté capacitado para hacerlo (entrenamiento). Si yo tengo un perro seguro de si mismo y confiado, no le veo ningún sentido en enseñarle a tener miedo o “hacerlo civil”.

En mi experiencia, la mayoría de los casos cuando un perro no hizo lo que se esperaba, es porque EL no sabía que se esperaba eso de el. Es decir, la comunicación es defectuosa y los vínculos mal entendidos. Lo mas probable es que no sabía que esa era su responsabilidad y/o aun no tiene madurez para hacerse cargo de eso. La otra razón puede ser que genéticamente no tenga el temperamento para ese trabajo.


1 Comment

  1. ROBERTO ROBLES

    BUENAS TARDES
    ESCRIBO ESTAS LINEAS PARA PREGUNTAR SI PERROS DISPONIBLES YA QUE ESTAMOS EN LA BUSQUEDA DE UN COMPAÑER@ PARA NUESTRA CASA.